Quién Manda, una herramienta ciudadana que relaciona a los más poderosos de España

La regulación de los lobbies y de los grupos de presión se ha quedado fuera de la Ley de Transparencia. En su último trámite en el Congreso antes de enviar el texto al Senado, en septiembre, el Partido Popular, UPN y FAC rechazaron varias enmiendas que pedían un registro de lobbies y regular a estas organizaciones que buscan influenciar a los políticos en el proceso legislativo.

 Ignacio González se reúne con Adelson.

Ignacio González se reúne con Adelson. Foto: Quién Manda

Es decir, estas y otras enmiendas buscaban que cualquier organización que se acerque al Gobierno, al Congreso, al Senado o a la administración pública ejerza unas prácticas reguladas y dejando constancia de ello.

A los políticos se acercan desde colectivos ciudadanos u ONG o asociaciones hasta oficinas contratadas por empresas para conseguir un cambio de legislación favorable a su causa u otros objetivos. Desgraciadamente, en este momento, no tenemos acceso a esas reuniones y de no incluirse en la Ley de transparencia, que actualmente se está tramitando en el Senado, se perderá una gran oportunidad.

Quién Manda: herramienta para la ciudadanía

El lobby no es malo en sí. (…) Solo aspiramos a una regulación transparente. La lista de visitantes a la Casa Blanca es pública. Confiábamos en la Ley de Transparencia, pero no está a la altura”, comentaba el desarrollador y director de la Fundación Ciudadana Civio, David Cabo, en una entrevista a Diario de Mallorca.

Así, Civio ha puesto en marcha una herramienta al servicio de la ciudadanía. Se llama Quién Manda y pretende convertirse en un “repositorio fiable y documentado de los vínculos entre las personas más importantes del país”.

El objetivo es analizar “las relaciones entre lo público y lo privado no para demonizarlas, sino para reclamar más transparencia y trasladar a la ciudadanía una información rigurosa que le permita tomar sus propias decisiones“.

La página ya está online y cuenta con cerca de 2.000 perfiles incorporados (entre personas, empresas y organizaciones), unos 2.500 vínculos entre ellos (nombramientos, relaciones familiares, coincidencia en patronatos y consejos de administración, distinciones recibidas y muchos otros), unas 100 fotografías etiquetadas, que ponen cara a quienes circundan asiduamente los lugares donde se toman decisiones y artículos de investigación que contextualizan estas relaciones.

Quién Manda no es solo un sitio para mirar. Sus creadores aspiran a que continúe creciendo, como ha comentado la periodista de Civio, Eva Belmonte: “Necesitaremos ayuda para alimentar este repositorio del poder. ¿Vas a un campo de fútbol? Puedes sacar una foto al palco de honor, enviárnosla para incluirla en la web y etiquetar colectivamente a quienes presiden un evento. Detrás siempre existe una historia interesante”.

Para reunir recursos que permitan crecer a Quién Manda, Civio ha iniciado una campaña de micro-financiación colectiva para mejorar técnicamente la plataforma y  “realizar más investigaciones”. “Las aportaciones económicas de ciudadanos que exigen un trato consecuente de aquellos en quienes han depositado su confianza nos ayudarán mucho a mejorar la herramienta”, remata Cabo.

Ciudadanía, Transparencia

Deja un comentario