Parlamentos por abrir (es cuestión de tiempo)

Los ciudadanos aún estamos lejos de la órbita en la que se encuentran nuestros representantes. Es una de las principales sensaciones que flotaba entre los miembros de colectivos de la sociedad civil tras la presentación del libro “Parlamentos abiertos. Tecnología y redes para la democracia” que tuvo lugar en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales de Madrid.

Gabriel Elorriaga, Antoni Gutiérrez-Rubí y Eduardo Madina

Gabriel Elorriaga, Antoni Gutiérrez-Rubí y Eduardo Madina. Foto: @maicaqq/Twitter

El grueso del acto consistió en una ronda de preguntas que hizo el asesor de comunicación y consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí a los diputados Eduardo Madina (PSOE) y Gabriel Elorriaga (PP), a las que siguieron las preguntas del público.

Aunque los parlamentarios no contestaron a las preguntas de su interlocutor, sí revelaron algunas creencias que pueden ser útiles a la hora de que los ciudadanos conozcamos su forma de pensar, su visión de la tecnología y la participación ciudadana, entre otros.

La tecnología: insuficiente para abrir un parlamento

Sobre el uso de nuevas tecnologías en un parlamento, Eduardo Madina afirmó que esta permite que los actores [en política] estén distribuidos y que nadie tenga “el monopolio del flujo de las decisiones políticas“.

Sin embargo, reconoció que la “tecnología no es un fin por sí mismo” y que no puede acabar con la desafección ciudadana hacia los políticos. Es necesario, señaló, encontrar un “equilibrio” entre los actores tradicionales, como partidos políticos, sindicatos, etc., y los nuevos actores. “Necesitamos cambios más profundos en nuestra sociedad”, sentenció Madina.

Por su parte, Gabriel Elorriaga opinó que existe una parte “malsana” del uso de las nuevas tecnologías, y puso como ejemplo los envíos de mails masivos que reciben los diputados con campañas varias.

Me da igual que me envíen 2.000 mails de gente quejándose, haciendo campañas negativas“, manifestó y subrayó que era partidario de promover “propuestas constructivas”.

En este sentido contó cómo había debatido por mail la reforma de la administración local con un trabajador de un ayuntamiento que se había leído la ley y le envió un correo “bien construido”. “Consiguió encontrar un canal realmente novedoso, inexplorado, bajo posiciones de creación y no de mera destrucción”, dijo.

Sobre la posibilidad de que los ciudadanos pudieran ejercer el televoto, Elorriaga sentenció: “Emitir cada día un voto a la 21 horas [por ejemplo] me parece un disparate”.

Cambios en el funcionamiento del Congreso

Ambos diputados coincidieron en que el funcionamiento de los debates parlamentarios es muy estricto. Para Madina habría que facilitar que los diputados puedan hacer preguntas de última hora en la sesión de control y facilitar los trámites para presentar una Iniciativa Legislativa Popular.

Madina se quejó de la falta de tiempo para estar más tiempo en su circunscripción (Vizcaya) y señaló que siente “envidia” de parlamentos como el británico, que cuentan con oficinas parlamentarias distribuidas por el territorio.

El diputado es secretario general del grupo socialista y contó que, debido a que tiene que estar el lunes en Madrid solo puede dedicar uno o dos días a la semana a la ciudadanía en Vizcaya. Asimismo sugirió que el Congreso permita la “entrada de electores para que colaboren” y más estancias en la circunscripción para que “mejore la rendición cuentas.

Por su parte, Elorriaga hizo referencia a la preparación de los debates en la Cámara de Representantes de los EE. UU., donde se delimita el debate previamente a través de informes con el objetivo de que el debate político tenga un punto de partida.

La ILP de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca

Uno de los asistentes a la presentación, @fanetin, preguntó por la ILP de la PAH, una propuesta legislativa que pedía regular la dación en pago, la paralización de los desahucios y el alquiler social.

Esta iniciativa consiguió 1,4 millones de firmas (para poder registrarla en el Congreso se necesitan 500.000), además de apoyo de múltiples plataformas y ciudadanos. Fue admitida a trámite en el Congreso, sin embargo, el grupo parlamentario popular presentó su propio proyecto de ley y no tomó como base la propuesta de la PAH, ante lo cual las entidades promotoras decidieron retirarla.

Sobre esta iniciativa, el diputado Gabriel Elorriaga manifestó (no son palabras literales) que medio millón de firmas no se puede comparar a diez millones de votos y, aunque este tipo de iniciativas sirven para “visualizar una problemática” y que el debate pase a la Cámara, no cree que las firmas puedan hacer “inevitable” la adopción de una ley popular.

Cabe recordar que la propuesta popular de declarar la fiesta de los toros como Bien de Interés Cultural, presentada poco tiempo antes de la ILP de la PAH sí se tomó como base para la regulación posterior de esta fiesta, que finalmente se declaró patrimonio cultural.

Por su parte, Madina afirmó que el tratamiento de la iniciativa de la PAH “no fue el correcto”, pero que para conseguir que la sociedad influya en el proceso legislativo hay que “insistir” y puso como ejemplo la ley del matrimonio homosexual o la última ley del aborto. “Nacieron de fuera hacia adentro”, concluyó.

Enlaces relacionados

Ciudadanía, Congreso, Open Government

, , ,

One Response to "Parlamentos por abrir (es cuestión de tiempo)"

Deja un comentario