La participación ciudadana en política, una anécdota en la legislación (II)

– El Parlament de Cataluña publica el contenido de las peticiones ciudadanas
– En Andalucía se está tramitando una ILP sobre la reforma del sistema electoral andaluz
– Los colectivos ciudadanos son protagonistas habituales en el Parlamento de Aragón

En la primera parte de este post examinamos las formas de participación ciudadana en política contempladas en la Constitución. En este texto vamos a ver qué dicen al respecto los Estatutos de Autonomía, es decir, las normas institucionales básicas de las Comunidades Autónomas.

En un primer vistazo, se puede apreciar que los Estatutos en su conjunto no añaden grandes oportunidades a la ciudadanía para participar, con algunas excepciones fruto de las posteriores reformas que han sufrido algunos textos y que se están llevando a la práctica.

Comparecencia de la Plataforma Stop Desahucios en el Parlamento de Aragón.

Comparecencia de la Plataforma Stop Desahucios en el Parlamento de Aragón. Foto: cortesaragon.es

Los Estatutos recogen de manera desigual las bases por las que puede participar la ciudadanía.

Como pone de manifiesto la profesora de Derecho Público, Mª Reyes Pérez Alberdi, “los Estatutos de Autonomía reformados demuestran, acaso con mayor intensidad que los textos anteriores, una visión participativa de la sociedad que contagia todas las relaciones entre individuos, grupos, ciudadanos y poderes públicos a las que esta norma presta atención”.

A continuación vamos a ver en la práctica cómo se traduce esa nueva visión participativa en la presente legislatura en algunas regiones.

Cataluña: contenido de las peticiones y escaño 136

Debates del escaño 136 del Parlament de Cataluña.

Debates del escaño 136 del Parlament de Cataluña. Imagen: parlament.cat

Si en el Congreso de los Diputados o en otros parlamentos, como en el de Navarra o Andalucía solo se puede acceder al número de peticiones, a su título o a su estado de tramitación, en el Parlament catalán se puede consultar el contenido de lo que han preguntado los ciudadanos, como en el caso de esta interesante petición sobre la remuneración e incompatibilidades de los cargos públicos (web con todas las e-peticiones).

Conocer las peticiones es posible porque así figura en las condiciones de uso: “Las peticiones electrónicas pueden tener carácter público o carácter privado de acuerdo con la voluntad expresada por el peticionario”.

Hemos preguntado al Parlamento de Navarra por qué no publica el contenido de las peticiones que recibe, y han contestado que su reglamento no incluye la posibilidad de que el autor/es puedan autorizar la publicación del contenido.

Por tanto, únicamente aquellas peticiones que alcanzan el trámite tratarse en la Comisión publican contenido: a través de los vídeos y del diario de sesiones. En el Congreso de los Diputados ni siquiera eso.

Volviendo a la Cámara catalana, esta cuenta además con el escaño 136, un espacio en el que cualquier persona puede hacer aportaciones y sugerencias a los Proyectos de Ley que se están tramitando.

El Parlament asegura que los comentarios llegan a las personas implicadas en el proceso legislativo y el resultado de su debate “será utilizado durante el trabajo de los órganos tramitadores y quedará reflejado en una memoria anexa a las iniciativas tramitadas, en las que se destacarán especialmente las aportaciones que finalmente se incorporen al texto”.

Aragón: sesiones exclusivas para la ciudadanía

En el Estatuto de Aragón, cuya reforma se aprobó en 2007, el derecho de participación está recogido en el artículo 15, que refleja, entre otros, el derecho a participar en el proceso de elaboración de las leyes o la posibilidad de participar en la elaboración, ejecución y evaluación de las políticas públicas.

En cuanto a participación directa en Aragón el caso más llamativo es su Comisión de Comparecencias. En lo que llevamos de legislatura han pasado 31 asociaciones y colectivos, desde los boy scouts hasta la Asociación de Amigos del Maíz pasando por Medicusmundi Aragón o el partido animalista, PACMA.

Estos colectivos acuden a una comisión del Parlamento en la que hay diputados presentes para plantear problemas y necesidades de su ámbito. Si aportan documentos se cuelgan en la web, se puede leer una transcripción de la comparecencia, ver el vídeo y la Cámara aragonesa redacta un resumen de los principales puntos del debate en una nota de prensa.

Andalucía: propuesta para reformar su Ley electoral

El Estatuto de Andalucía, cuya reforma también se aprobó en 2007, incluye un artículo sobre participación política (artículo 30, pdf), que comienza reconociendo el derecho a promover y presentar iniciativas legislativas ante el Parlamento andaluz y a participar en la elaboración de las leyes, directa o indirectamente.

En esta legislatura se han presentado tres ILP, una de las cuales ha sido admitida a trámite, para reformar la Ley electora andaluza. Es una actualización de una ILP que presentaron las mismas personas pero que fue inadmitida a trámite. Esta vez ha pasado el primer proceso.

La tercera, una propuesta para modificar la ordenación urbanística de Andalucía, decayó después de pasar por la Mesa del Parlamento.

Los ciudadanos de Andalucía también pueden presentar preguntas en el Parlamento a través de sus diputados. En el propio debate se destaca que es una pregunta que proviene de la ciudadanía y en las actas de la Cámara así queda registrado (con nombres y apellidos del autores/es), como recoge una pregunta relativa relativa al “gravísimo problema habitacional que padece Andalucía”. La consejera contestó oralmente a las medidas que estaba tomando la Junta (página 27).

En cuanto al derecho de petición, se han tramitado y se están tramitando 24 peticiones, de las que se puede ver únicamente su tramitación. Es un ejemplo una petición rechazada que solicitaba que se “empiecen a tomar medidas coherentes y hacer pagar a los realmente culpables de los recortes”.

El Estatuto de Andalucía también contempla que la ciudadanía participe “activamente” en la vida pública de la comunidad con “información, comunicación y recepción de propuestas”.

Por ejemplo, se está tramitando una Ley andaluza de Participación Ciudadana. Las aportaciones surgidas en los encuentros de colectivos ciudadanos, desde sindicados hasta asociaciones pasando por Democracia Real Ya, están disponibles online.

Ciudadanía, Iniciativas populares

, ,

Deja un comentario