Interior ha gastado 2 millones de euros en material antidisturbios en 2014

El Ministerio del Interior gastó un total de 2,03 millones de euros en material antidisturbios para los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado en 2014 para adquirir cascos, escudos, chalecos, cartuchos, gases lacrimógenos, e incluso un cañón lanzador de agua de 350.000 euros.

Concretamente, para la Policía Nacional se destinaron 1,28 millones de euros, mientras que para la Guardia Civil 747.713 euros.

Varios policías antidisturbios en Casas Viejas (España)

Varios policías antidisturbios en Casas Viejas (España). Imagen: Simplifica (Marta)/Wikimedia Commons

El dato proviene de una contestación del Gobierno al diputado de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares, que se interesó por el coste de este material y por la opinión del Ejecutivo sobre si estas adquisiciones tenían que ver “con las previsiones de protestas sociales y políticas“.

A continuación detallamos el material antidisturbios adquirido en 2014 y el coste detallado por el Gobierno:

El Gobierno achaca la adquisición de este material a “criterios de eficiencia y eficacia de las Unidades antidisturbios”; para mantener su operatividad; sustituir material obsoleto o deteriorado e incorporar nuevos equipamientos.

En el diario 20 minutos, un portavoz del SUP señaló que creía que esta compra se debía “a la renovación de material obsoleto y a las nuevas necesidades de protección de los agentes”, más que a las previsiones de movilizaciones. “La gran mayoría de las manifestaciones no son conflictivas“, sentenció el portavoz.

Seguirán usando pelotas de goma

Respecto al uso de pelotas de goma, por el que Llamazares pregunta si está previsto dejar de utilizarlo, el Ministerio confirma que continuará en uso: “En la actualidad, es el medio antidisturbios más idóneo y eficaz para el cumplimiento de las misiones de orden público que tienen encomendadas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.

En 2012, Amnistía Internacional solicitó al Estado que se revisara el uso de las pelotas de goma en manifestaciones por el daño que causan a las personas. En ese año falleció Íñigo Cavacas por el impacto en la cabeza de este objeto, y una mujer perdió la vista de un ojo tras unas cargas policiales en Barcelona.

Rematan explicando que “no obstante, se explora constantemente el mercado y se prueban nuevos medios que presenten menor lesividad, manteniendo el mismo nivel de seguridad, tanto para el ciudadano como para el agente actuante”.

Las compras de material de 2014 no son una excepción, responden a las previsiones de Interior de invertir un total de 10 millones de euros entre 2012 y 2016 para reponer y modernizar el material de los agentes que participan en el control y vigilancia de manifestaciones.

Función de control, Gobierno

Deja un comentario