El nuevo reglamento de las Cortes valencianas regula la participación de ciudadanía y alcaldes, pero deja fuera a los lobbies

Las Cortes valencianas  han aprobado este mes la reforma de su reglamento, que si bien incorpora varios puntos destinados a aumentar y regular la participación de los ciudadanos y de los alcaldes en el proceso legislativo, deja fuera a los lobbies, es decir, a grupos de presión en favor de determinados intereses.

Trabajadores de la Plataforma No al cierre de Bosal, fábrica de componentes de automóvil de Sagunto, en las Cortes valencianas

Trabajadores de la Plataforma No al cierre de Bosal, fábrica de componentes de automóvil de Sagunto, en Les Corts valencianas. Foto: cortsvalencianes.es

Llama la atención que el nuevo reglamento de Les Corts ponga tanto esfuerzo en controlar cómo y en qué condiciones intervienen (de forma no vinculante) colectivos de la sociedad civil, corporaciones de derecho público, profesionales y expertos y los alcaldes de municipios valencianos y no diga una palabra de otras organizaciones privadas que también tratan de influir en el proceso legislativo y cuya intervención es opaca y no sabemos (aunque nos tememos) que sí es vinculante.

Creación de una Comisión Especial de Participación Ciudadana

Dentro de las novedades que incluye el nuevo reglamento está la creación de una Comisión Especial de Participación Ciudadana. Es un nuevo órgano por el que pueden acudir e intervenir representantes diversos para comentar algunas iniciativas legislativas que tramite el parlamento valenciano, sin que su punto de vista sea vinculante.

En la normativa de funcionamiento el reglamento establece que comparecerán “representantes legales de colectivos sociales y organizaciones
acreditadas más importantes y representantes de corporaciones de derecho
público”. También “profesionales y expertos de reconocido prestigio de la Comunitat Valenciana afectados o interesados por las iniciativas legislativas”.

La sociedad civil acude a Les Corts si el partido mayoritario lo aprueba

Son los propios colectivos los que tienen que solicitar acudir a la cámara para dar su visión de las leyes en tramitación.

Después, la Mesa de la comisión es la que en primer lugar valora “la oportunidad” de estas comparecencias y, en caso de admitirlas, las propone a la Mesa de Les Corts. También se pueden hacer llegar las opiniones por escrito a los grupos.

¿Qué obstáculos pueden tener estas normas? Pues saber quién y qué y en base a qué requisitos se establece que una organización es la “más importante” y qué es un profesional y experto “de reconocido prestigio”.

Esta falta de concreción puede dejar fuera a colectivos que no sean del agrado de la Mesa de la comisión y Les Corts y que la cámara se cierre a parte de la ciudadanía.

Asimismo, el hecho de que la admisión recaiga sobre la Mesa de la comisión y la de Les Corts, deja relegada la decisión a quien tenga la mayoría de la cámara, el resto de grupos parlamentarios no forma parte de la decisión y, dado que es un interés que puede afectar a varios grupos, se podría haber buscado una forma de tomar esta decisión más equitativa.

Participación de alcaldes

Otra de las novedades de este nuevo reglamento es que ahora los alcaldes podrán dar su punto de vista de las leyes en tramitación que afecten a sus municipios y sean competencia de la Generalitat.

Los primeros ediles no lo tienen del todo fácil para comparecer, ya que si el asunto a tratar requiere la presencia de un representante de un Consell, la intervención debe celebrarse entre enero y julio y se debe solicitar antes de que finalice el “mes anterior respectivo”.

Presentar enmiendas a leyes con condiciones

La ciudadanía valenciana, directamente o a través de las asociaciones más representativas debidamente inscritas en el Registro de Asociaciones de la Comunitat Valenciana, así como los ayuntamientos, mediante acuerdo del pleno, podrán presentar, a través del Registro de Les Corts, escritos que planteen enmiendas a los proyectos y proposiciones de ley en tramitación

Este nuevo artículo, muy positivo a priori, también está sujeto a la arbitrariedad de la Mesa de la comisión, que es quien decide si las enmiendas “son congruentes con la materia de la iniciativa” para publicarlas y que se tengan en cuenta.

¿Interacción efectiva por internet?

El reglamento incluye un nuevo capítulo dedicado a la participación en la cámara a través de internet.

Es positivo que se contemple “aumentar la cantidad y la calidad de la información parlamentaria al alcance de los ciudadanos”, aunque no se precisa qué información en concreto. Desde luego, la que hay disponible en la web actualmente se queda corta respecto a otros parlamentos.

Por ejemplo, sería deseable que se incluyeran los documentos y borradores de trabajo utilizados a la elaboración de las leyes, lo que se conoce como “huella legislativa” o los contenidos de las peticiones ciudadanas.

Por otro lado, la norma dicta que la ciudadanía tendrá a su disposición el canal para hacer llegar a los grupos parlamentarios observaciones y sugerencias “que deberán ser contestadas“. Al menos no quedarán (en teoría) en un limbo.

Portal de transparencia de Les Corts

Les Corts también tienen previsto tener un portal de transparencia con información sobre su organización, funcionamiento y actividad. Cabe destacar que está previsto que se incluyan datos del personal contratado por los grupos parlamentarios.

Habrá que estar pendientes del grado de detalle de los presupuestos previstos y ejecutados de la cámara, ya que si va a usar la misma fórmula que el Congreso de los Diputados, pecará de genérico, cuando lo que se necesita ver es el detalle de las partidas.

Las solicitudes de información presentan un requisito que dificultará que los ciudadanos que no residan en la ciudad de Valencia puedan realizarlas. Y es que hay que pedir por escrito los datos no publicados en el registro de Les Corts (un registro físico) y la Mesa será quien regule el procedimiento.

Por otra parte, queremos subrayar que a partir de ahora será obligatorio que Les Corts faciliten el trabajo de las organizaciones cívicas de monitorización parlamentaria y que está previsto que se impulsen “convenios de colaboración con el objeto de mejorar el funcionamiento y transparencia de la cámara”.

Iniciativas legislativas populares y peticiones

Una novedad al respecto de las  iniciativas legislativas populares que hay en la norma podría ser positiva, y es que la comisión promotora de una propuesta de este tipo tiene derecho a presentarla en la comisión correspondiente antes de su toma en consideración.

¿Significará esto que antes de empezar el procedimiento de recogida de firmas los colectivos promotores tendrán una orientación sobre si la iniciativa es susceptible de progresar en la tramitación?

En cuanto a las peticiones ciudadanas, esos escritos por los que los ciudadanos pueden consultar y exponer cualquier tema a los parlamentos, se incorpora la posibilidad de que los autores puedan acudir a la cámara a defenderlas.

Para ello “cada grupo parlamentario podrá elegir una de las peticiones para que sea incluida obligatoriamente en el orden del día con el objeto de dar audiencia al peticionario en la comisión” y el órgano “podrá adoptar resoluciones que asuman total o parcialmente el contenido de las peticiones presentadas y, en consecuencia, formular recomendaciones a los poderes públicos y a todo tipo de instituciones”.

¿Qué falta en esta reforma del reglamento?

Echamos en falta alguna referencia en cuanto a la voluntad de ofrecer la información en formatos abiertos, estructurados y sujetos a algún estándar para facilitar la labor de seguimiento de la actividad parlamentaria.

También nos gustaría que hubiera referencias más explícitas en cuanto a introducir más transparencia en el proceso legislativo. Eso implicaría publicar las agendas de los diputados, un registro de lobbies o publicar documentación relacionada con las leyes que se tramitan.

Enlaces relacionados

Ciudadanía, Iniciativas populares, participación ciudadana

Deja un comentario