El Gobierno no prevé abrir Centros de Acogida de Refugiados en Ceuta y Melilla

Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla son dos de los lugares en España en los que quedan atrapadas personas que huyen de guerras y violaciones de derechos humanos, es decir, personas susceptibles de tener el estatus de refugiadas que esperan durante meses e incluso años a que se resuelva su solicitud de asilo.

Desgraciadamente, las dos ciudades españolas situadas en el norte de África que reciben a personas en esta situación, no cuentan con Centros de Acogida de Refugiados (CAR), que son establecimientos públicos que atienden de forma especializada a los solicitantes de asilo (hay cuatro en España, dos en Madrid, uno en Sevilla y otro en Valencia), únicamente tienen un Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) cada una.

Fatima, Nada y su hija sentadas junto al campamento situado frente a la Delegación del Gobierno en Melilla

Fátima, Nada y su hija sentadas junto al campamento situado frente a la Delegación del Gobierno en Melilla. Imagen: Stéphane Grueso/El Diario

El diputado de Amaiur, Jon Iñarritu, ha preguntado al Gobierno la razón de que no haya CAR en Ceuta y Melilla, si tiene previsto abrirlos y si es consciente de que los CETI “no son los lugares más adecuados para los solicitantes de asilo”.

El Ejecutivo, en su respuesta, no solo no contesta las preguntas del diputado, sino que alega que los CETI ya tienen todos los “servicios de carácter especializado” y que “hay mecanismos” cuyo objetivo es “evitar permanencias prolongadas” en ellos.

Estancia media en meses en los CETI.

Estancia media en meses en los CETI. Imagen: congreso.es

Para demostrar su “eficacia”, adjuntan un gráfico en el que aportan datos de cómo se ha reducido la estancia media en meses de permanencia en los CETI.

Los centros de Ceuta y Melilla cuentan con 512 y 480 plazas respectivamente, y, como denuncian repetidamente organizaciones y prensa, suelen exceder esa capacidad.

En octubre del pasado año supimos que 40 refugiados sirios llevaban seis meses atrapados en Ceuta esperando la resolución de su solicitud de protección internacional. Y es que desde 2010 España restringe el acceso a la península de las personas que esperan ser asiladas hasta que se resuelva su expediente.

Restricción de movilidad

Como señala Desalambre, es “un proceso que, aunque la normativa española establece que no debe superar los seis meses, puede alargarse durante años”. Es decir, que las personas que llegan a Ceuta y Melilla no pueden salir de las ciudades autónomas pero tampoco extender su estancia en los CETI.

Por otra parte, tanto las personas susceptibles de ser refugiadas como el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), consideran que los CETI no son un alojamiento adecuado para las familias, ya que deben ser separadas y suelen estar saturados.

Pedir asilo: una carrera de obstáculos

El blog 3.500 millones daba un toque en 2013 a los responsables políticos españoles afirmando que “el reconocimiento de asilo en España se ha convertido en una verdadera carrera de obstáculos“.

Los principales problemas a los que se enfrentan estas personas son: imposibilidad de acceder al territorio nacional o de solicitar asilo en las embajadas; imposición de visados de tránsito para acceder a países más garantistas, como los nórdicos; restricción de la movilidad de los solicitantes y períodos interminables de resolución del expediente.

En esta legislatura el Congreso ha tramitado o está tramitando unas 90 iniciativas relacionadas con el derecho de asilo.

Recientemente el Gobierno también ha contestado a Jon Iñarritu y a Irene Lozano (UPyD) las razones por las que España rechaza la mayoría de solicitudes de asilo (un 77%) y su opinión sobre la solicitud de ACNUR de poner en marcha mecanismos más ágiles y eficaces para identificar a los posibles solicitantes de este derecho.

Enlaces relacionados

Función de control

, , , , ,

Deja un comentario