La nueva Ley de Propiedad Intelectual mata el conocimiento libre

La nueva Ley de Propiedad Intelectual llega al fin de su trámite y este jueves el Congreso de los Diputados dará su aprobación definitiva al texto.

Algunas medidas que introduce esta ley, con la intención que mantiene el Gobierno de “proteger y compensar a los autoresprovoca otros graves perjuicios.

Como temen algunas personas que se han pronunciado en torno a esta ley, tendrá consecuencias sobre la economía (el director de Adepi, Antonio Fernández cree que se reducirán los salarios del sector cultural) y también sobre la adquisición de conocimiento por parte de la ciudadanía.

Algunas medidas que introduce la ley son: restricciones al acceso de los alumnos universitarios y de la enseñanza online a publicaciones para su aprendizaje; una tasa que tendrán que pagar los agregadores de contenidos a los editores; multas de hasta 600.000 euros por no retirar contenidos ilícitos, etc.

Biblioteca cerrada

Biblioteca cerrada. Foto: elalcabor.blogspot.com.es

Vamos a destacar algunos artículos, pero para saber más se puede consultar el Real Decreto Legislativo 1/1996 y la Ley 1/2000, que son las normas que se modifican, y comprobar los cambios que se hacen con el texto que ha resultado del trámite en el Congreso y el Senado, con las enmiendas ya incorporadas.

Citas y reseñas en educación o investigación científica

Según el artículo 32 que se modifica, cuando se muestren “fragmentos no significativos” de una obra, es decir, “un extracto o porción cuantitativamente poco relevante sobre el conjunto de la misma”, no hará falta autorización de los autores ni compensación.

Tampoco hará falta autorización del autor para difundir dentro de las universidades, en “redes internas y cerradas”, un capítulo de un libro, artículo de una revista o una extensión asimilable al 10% del total de la obra.

En cambio, “cualquier imagen, obra fotográfica o mera fotografía divulgada en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica estará sujeta a autorización”.

Lo que sí será obligado para los centros universitarios y organismos de investigación, a partir del 1 de enero de 2016, será el pago de una compensación a los autores a través de entidades de gestión cuando el centro no tenga los derechos de propiedad intelectual de la obra difundida.

Es conocida la situación de la universidad española y de los centros de investigación. En un entorno de subida de tasas y problemas presupuestarios, ahora se añade un nuevo canon.

Asimismo, las condiciones de difusión de las obras se hace muy restrictiva, ya que es conocido que los profesores usan los medios digitales que tienen a su alcance, que no se limitan al entorno “cerrado” de la universidad, para que los estudiantes no tengan que comprar decenas de caros libros para poder completar sus estudios.

Canon AEDE

El Canon AEDE es una tasa que algunos editores de medios (entre ellos la Asociación de Editores de Diarios Españoles) lleva tiempo reclamando al Gobierno. Para ellos, agregadores como Google News se aprovechan de los contenidos que ellos mismos generan para rellenar sus portales.

Google News y otros portales similares, como Meneame, lo ven de distinta forma: ellos les llevan visitas y ayudan a difundir su información. De hecho, y paradójicamente, algunos medios incluyen botones en sus noticias para que los usuarios envíen sus contenidos directamente a estos agregadores.

Pero los agregadores no son los únicos que se han mostrado en contra de este canon.

El hecho de que el Gobierno incluyera esta cláusula sin consultar a organismos expertos en la materia (la añadió a última hora) no solo ha hecho que la redacción sea bastante ambigua, sino que desde lugares como la CEOE y hasta desde la CNMC se cuestionen su aprobación.

A raíz de ella han surgido otros movimientos, como la Coalición ProInternet, con el fin de protestar por la imposición de esta tasa (Fuente).

Multas por no retirar contenidos ilícitos

La cuantía de las multas por no retirar de una página web “contenidos declarados infractores” y reanudar la actividad ilícita, se ha multiplicado por dos durante la tramitación de la ley.

Si antes se contemplaba una multa de 30.000 a 300.000 euros por este hecho, ahora se considera una “infracción administrativa muy grave sancionada con multa de entre 150.001 hasta 600.000 euros“.

Copia privada

La nueva ley establece que “solo el titular del derecho de autor o derecho afín puede autorizar o prohibir la reproducción de la obra” (copias en cualquier soporte efectuadas por una persona física para uso privado) y que además deberá recibir una compensación por ello.

Esa compensación va a cargo de los españoles, porque se carga a los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Es un sistema considerado injusto porque involucra a toda la sociedad, y las entidades de gestión lo consideran insuficiente porque la cantidad destinada es mucho menor que la obtenida con el canon (Fuente).

El préstamo de pago en bibliotecas se aprobó en julio

Aunque no tiene que ver con esta ley, nos gustaría recordar que este verano entró en vigor el Real Decreto 624/2014, de 18 de julio, por el que se desarrolla el derecho de remuneración a los autores por los préstamos de sus obras realizados en determinados establecimientos accesibles al público.

Es decir, como recoge en su blog Julián Marquina, el préstamo de pago llega a las bibliotecas. Estas tienen que pagar a entidades de gestión de derechos de autor para que llegue a los autores de las obras (obras protegidas por derechos de autor).

Actividad legislativa

One Response to "La nueva Ley de Propiedad Intelectual mata el conocimiento libre"

Deja un comentario